Son de rápida instalación

Tu piscina de fibra de vidrio viene listas para instalar. De hecho, están listas para usar en tan sólo cuatro días.

Comparando eso con una piscina de hormigón que puede tardar meses en completarse y durante el transcurso de la construcción asegurarle caos y desorden en su patio trasero hasta acabarla.

Poseen un acabado liso

Las piscinas de fibra de vidrio tienen un buen acabado y son recubiertas con una fina capa de gel no abrasivo. No hay bordes afilados o rugosos y no son porosas.

En comparación con algunas piscinas de hormigón que son tan abrasivas que pueden llegar a dañar su piel, la pileta de fibra es la mejor opción.

Requieren menor uso de productos químicos.

Son de extrema resistencia

La alta resistencia de la fibra de vidrio permitirá que la estructura de la piscina se flexione sin romperse, adaptándose al movimiento de tierras. Por eso no es de extrañar que los fabricantes de aviones la utilicen.